Realizan los brujos exorcismos

Algunos brujos «conjuran a los fantasmas», pero la forma de exorcis-mo que usan es mucho más suave que la usada por algunas iglesias cris-tianas con «campana, libro y vela». Se considera que el fantasma es un espíritu extraviado que no ha logrado efectuar la transición de esta vida a la siguiente. También puede tratarse de una huella de intensas emociones que ha quedado en un lugar determinado, trastornándolo, causando rui-dos extraños, zonas frías, puertas que se abren y cierran por sí solas. A veces el fantasma es simplemente una sensación, una atmósera que de-prime. La tarea del brujo consiste en despedir, firme y cortésmente, al es-píritu extraviado o bendecir y curar la casa herida por emociones del pa-sado. Todos los exorcismos dejan una especie de vacío que debe ser lle-nado con una bendición. Lo cierto es que la mayoría de los brujos no descuidan nunca bendecir las casas o pisos a los que se trasladan sus ami-gos. Siempre existen ciertos rastros de los ocupantes anteriores y de las vidas emocionales de otros, las cuales pueden ser turbadoras. Ciertos brujos son expertos cazadores de fantasmas y exorcitas.