Realizan las brujos ceremonias en cementerios

Hay dos clases de cementerios. Uno no es más que un campo en el que se entierran los cadáveres, cuyas tumbas están señaladas con lápidas La segunda clase es un lugar con un intenso campo de energía que se utilizó como lugar de reunión pagano y posteriormente fue convertido en cementerio. En Europa, los cementerios de esa clase se encuentran sobre todo en los terrenos alrededor de las iglesias. Los brujos nunca han utilizado los cementerios como tales, sino sólo como lugares «sagrados», cuya utilización como cementerios es accesoria. Actualmente los brujos no se reúnen en cementerios, ni siquiera en aquellos que en el remoto pasado fueron lugares de reunión paganos, pues no desean ofender a los fieles de otras religiones. 

Al contrario de lo que muchos creen, los espíritus de los muertos no rondan los cementerios. Los muertos no dejan huella donde sus cuerpos están enterrados, aunque pueden dejarla donde han sufrido o muerto. Las únicas emociones fuertes que quedan como huellas en los cementerios son las de los deudos.