Porque los brujos tienen Calderos

Nii el pasado, la olla de hierro con tres patas era esencial para la eco-nomía doméstica. Servía tanto para cocinar como para hervir el agua, y podríamos decir que era «la gran proveedora,./. 14:n los mitos griegos y cei-tas hay calderos mágicos en los que se echan cadáveres enteros o des membrados que se ¿d'A/un de ellos vueltos a la vida. El proceso de trans-formación del alimento, que pasa de incomestible a comestible, se ha vis-to corno el cambio de la muerte a La vida. Además, el caldero, debido a su forma redondeada, como un vientre hinchado, es una imagen de la mujer y la fertilidad. Sus ires patas recuerdan a la triple diosa. Hoy en día, aparte de su carácter simbólico, el caldero tiene otros usos prácticos. Puede servir no sólo para la comida de los banquetes, sino también como receptáculo para los fuegos de los aquelarres. En el tiem-po seco y cálido del verano, las hogueras al aire libre son peligrosas y con frecuencia ilegales. Un fuego contenido en un caldero no presenta ries-gos. Además, es tradicional que los restos calcinados de la fogata de un aquelarre se usen para prender el fuego del siguiente. A tal fin se suele envolver y guardar un trozo de madera quemada. No obstante, es más fá-cil conservar los restos del fuego en el caldero hasta la próxima vez. El caldero también puede servir para contener material que debería que-marse tal como los restos de hilos en los conjuros de atadura o las gotas de cera caídas de las velas.