¿En que creen los Brujos?

Un brujo es una persona que cree en la "religión primitiva", actualmente llamada Wicca. Esta religión hace hincapié en la unidad del mundo natural y los poderes espirituales que posee. Los brujos creen que todos los seres vivos tienen "alma" y poder espiritual, y que el mundo esta compuesto por una red de fuerzas espirituales, fuerzas causantes de los cambios rítmicos en toda vida. El brujo reconoce tales momentos de cambio con las celebraciones que lleva a cabo ocho veces al año.

A fin de dar forma a tales celebraciones y proporcionar un sentido de comunicación personal con la fuerza vital que nos anima, tanto a nosotros como a nuestro cosmos, los brujos, como miembros de otras religiones, personifican el poder al que sirven y adoran. La brujería es una religión del mundo de la naturaleza y la fertilidad. Así pues, la adoración de la bruja se dirige hacia la Gran Diosa, la cual, junto con su consorte, rigen el universo. Esta Diosa ha aparecido en muchas religiones a lo largo de la historia humana, y los brujos le han dado distintos nombres. Muchos la consideran una diosa con tres caracteres, el de una doncella, el de madre y el de una anciana sabia que amortaja a los difuntos. Estos tres nombres pueden ser Diana, la diosa de la primavera, Selene, la diosa de la luna, que crea las mareas oceánicas y el flujo menstrual, y Hécate, la diosa de la noche. Otros nombres suyos son Isis (Egipto), Artemisa (Grecia), Rea (Creta), Ganga (India), Makosh (Ucrania), Brigida (Irlanda). Su consorte tiene menos nombres de uso corriente. Cuatro de ellos son Cerrunnos, Janicot, Herne y Karnayna. La Diosa gobierna desde primavera a otoño y su consorte lo hace durante la ultima parte del otoño y en invierno. Juntos forman la unidad que en el Extremo Oriente se llama yin y yang, la unidad de los principios masculino y femenino.

Ciertos brujos hereditarios creen que la Diosa es cuádruple en vez de triple, y que Hécate, la Diosa de la muerte y la transición, esta separada de la bruja o anciana, Estos brujos consideran que el numero cuatro encaja perfectamente en un sistema de pensamiento que hace hincapié en los cuatro elementos, tierra, aire, fuego y agua, las cuatro direcciones o puntos de la brújula y las cuatro fases de la luna.

No es posible resumir las creencias de los brujos acerca de la diosa y su consorte, pues la brujería carece de ortodoxia. Los nombres cambian de un grupo a otro, y cada grupo recalca distintos atributos de esos poderes. No obstante, la creencia central de todos los brujos sin excepción en lo que concierne a la conducta humana es clara. La ley de los brujos, transmitida de una generación a otra, se plasma en la frase "Haz lo que quieras mientras no perjudiques a nadie". A esto se le añade la declaración de principio "amor perfecto, confianza perfecta", La ley se ha expresado también en los siguientes términos: "Ama y no hagas daño a nadie" y "Ama y haz lo que desees bajo la ley del amor. La religión primitiva es, desde luego una religión de amor.

Nota: El termino Wicca es exclusivo de los brujos anglosajones y no tiene ninguna equivalencia en español.