Los Cinco Elementos 

Los wiccanos honran los cuatro elementos clásicos junto con un quinto elemento, que representa el espíritu. Dentro de nuestro medio ambiente, estamos rodeados de estos elementos. Están en nuestros cielos, a nuestros pies, en el calor de los rayos del sol, y los diversos recursos naturales del agua que nos rodean.

Los cuatro elementos clásicos se incorporan en muchas tradiciones curativas. Los curanderos han descubierto que es útil centrarse en los elementos al solicitar el curso de tratamiento que mejor se ajuste a nuestros problemas.

El elemento del aire representa la intención mental, el intelecto, y una conexión con la fuerza universal de la vida. La Tierra significa enraizarse, los cimientos de la vida, la conexión a la ruta de nuestra vida, la sustancia y las raíces familiares. El Fuego es la energía, la fuerza interior, herramientas de transformación, y la conexión con el poder personal. Y por último, el agua es la liberación emocional, la reflexión interna, y la intuición.

Cada uno de los elementos no solo están conectados a ciertos rasgos, sino que también están vinculados a los cuatro puntos cardinales. La tierra se conecta al norte, el aire hacia el este, el fuego hacia el sur, y el agua hacia el oeste. Un quinto elemento, el espíritu o el yo, se reconoce en algunas tradiciones de la Wicca, aunque no en todas.

A medida que avance en la religión Wicca, escuchará acerca de los elementos una y otra vez, aprendiendo muchos más detalles sobre ellos. Pero, lo más importante a entender sobre los elementos es que forman todo, estando infundidos en todos los aspectos de la vida.