Las Tradiciones de la Wicca

Una tradición es un método específico de acción, actitud u oficio que ha sido trasmitido de generación en generación. Sin embargo, entre los practicantes de Wicca esta palabra tiene una pequeña diferencia en su signifi­cado: para ellos, tradición significa una serie determinada de rituales, ética e instrumentos.

Resumiendo, una tradi­ ción Wicca es un subgrupo Wicca específico.

Este capítulo explorará las diferentes clases de tradi­ ciones de la Wicca. Puesto que ninguna de éstas es verda­ deramente dominante (en realidad ahora, muchos practi­ cantes de Wicca no proclaman lealtad o linaje a ninguna de ellas), veremos las diferencias entre las tradiciones de los practicantes de Wicca en lugar de examinar alguna en particular. Esto evita la posibilidad de equivocación y revelar a la vez "secretos".

"Hola ¿cuál es tu tradición?"

Esta pregunta fue una vez bastante común cada vez que los practicantes de Wicca se reunían. La respuesta que se daba, a menudo determinaba la magnitud de la opinión del interrogador con respecto a quien respondía. Tal sectarismo comenzó a desaparecer en el umbral de la década de los años noventa, pero aún prevalece al inte­rior de algunos miembros retrógrados de la masonería - como se llama también a la Wicca. Una tradición Wicca es un sistema estructurado espe­ cífico dentro de las más grandes estructuras de la Wicca; muy diferente a los puntos de vista divergentes que se encuentran dentro del cristianismo. La mayoría de sectas de Wicca están de acuerdo con los cinco puntos sobre la religión mencionados en el capítulo 7:

  1. La diosa y el dios son venerados a través de opor­tunos rituales vinculados a la Luna y al Sol. 
  2. La tierra es reverenciada como una manifestación de energía divina. 
  3. La magia es vista como una parte natural y alegre de la religión y es usada para celebrar la vida. 
  4. La reencarnación es aceptada como una realidad. 
  5. Las actividades para ganar prosélitos no son aceptadas.

No todas las tradiciones están en total acuerdo con estos cinco puntos. Muchos otros agregarían algunos más. En verdad una de las más grandes divisiones dentro de la Wicca es la importancia de la diosa en el culto.

Como se mencionó anteriormente, algunos practican­ tes de Wicca (sean asociados a una tradición o no) dedi­can su religiosidad y actividades mágicas, exclusiva­ mente, a la diosa; para otros, el balance entre la diosa y el dios es visto como lo ideal para los trabajos religiosos.

No puedo pensar en una tradición Wicca que no estu­ viese de acuerdo con los puntos dos y tres, aunque ellos pueden tener diferentes doctrinas en relación con estos aspectos de su religión.

El punto cuatro, la reencarnación, es generalmente aceptada. Pero aquí existe una amplia libertad. Algunas tradiciones insisten en que el alma humana siempre encarna en el mismo sexo; por ejemplo, si usted es mujer en esta vida, entonces siempre fue y siempre será mujer. Otros ven este aspecto algo menos estructurado.

Algunos pocos, si acaso, aceptan la creencia de que los humanos se reencarnan como, flores, insectos o animales, antes de "evolucionar" hasta el momento en que pueden habitar los cuerpos humanos.

El punto cinco es universalmente reconocido.

Aún aceptando algunas pequeñas variaciones, la mayoría de los practicantes de Wicca aceptan estos cinco puntos. Estos cinco principios junto con el apoyo de un pequeño grupo y los instrumentos utilizados en un ritual son los que hacen un verdadero practicante de Wicca.

¿Cuáles son entonces las diferencias entre las tradiciones individuales de los practicantes de Wicca? Aquí están algunas áreas especificas:

- El nombre. El nombre de la tradición en la que ellos se iniciaron solía ser de gran importancia para muchos practicantes de Wicca; por medio de éste se dio a cono­ cer la forma de sus rituales, la forma de ver el mundo y sus ideas relacionadas con la diosa y con el dios.

Por ejemplo, los practicantes Georgianos de Wicca utilizan diferentes ceremonias en comparación a la Dianic Feminist Wicca.

Sus ideas con respecto a la naturaleza de dios pueden ser también radicalmente diferentes. 

Muchas tradiciones son nombradas en honor a su fun­dador. Un excelente ejemplo de éstos son la Gardnerian Wicca, en honor a Gerald Gardner. (Ver bibliografía). 

Al final de los años sesenta y principios de los setenta, la exclusividad hacía furor. Un inicio de la tradición "A", es posible que no haya sido reconocido como Wicca por la tradición " B" . Esto es entendible puesto que lo mismo ha ocurrido entre sectas de la mayoría de las religiones. Pero la época en la que el nombre de la tradición de alguien era muy importante ya se ha terminado. Muchos practicantes de Wicca -aún aquellos que se inician en tradiciones rigurosas- han asumido puntos de vista menos sectarios; reciben a otros practicantes de Wicca en sus rituales y congregaciones sin ninguna clase de prejui­cio, o como se diría en las palabras de una tradición, con " amor verdadero y verdadera confianza" 

Sistema de ritual. Entre muchas tradiciones, los rituales específicos usados por miembros -tanto religiosos o como mágicos- son secretos que el iniciado no puede revelar. Esto está en el corazón de la tradición.

Los rituales son estructuras o modelos para el movimiento y el habla; su estructura y las palabras, música o danza usadas -aún en el momento en que se lleva a cabo- varía de tradición en tradición. En parte, esto sucede debido a las mínimas diferencias en que cada grupo se identifica con la diosa y con el dios.

Un ritual Seax difiere mucho más en particularidades que uno de los Gardnerians. Esto no implica que uno sea mejor que otro; es solamente que cada ser humano tiene necesidades diferentes.

Recuerde que la única razón legítima para practicar un ritual religioso de cualquier clase es la de armonizar con la divinidad.

Los practicantes tradicionales de Wicca mantienen sus rituales tradicionales en el que es, a menudo llamado The Book of Shadows (el libro de las sombras). Estos son rituales que utilizan nomenclaturas de tradiciones específicas e instrumentos, los cuales sirven para distin­ guir a una tradición de otra.

En las tradiciones Wicca, los rituales mágicos son labo­ res de grupo diseñadas para despertar, programar, liberar y proyectar la energía natural para alcanzar metas indivi­ duales o colectivas. Por lo tanto estos ritos son guardados más fielmente que en las ceremonias religiosas. Éstas son, a menudo, hechas en conexión con trabajos religiosos y reflejan esa intención específica de la tradición.

- Práctica de rituales. Algunas tradiciones Wicca son realizadas en las noches; otros prefieren hacerlas de día. Otros, se reúnen y veneran a la diosa y al dios cubiertos con vestimentas casuales; otros prefieren togas e inclu­ sive, hay otros que lo hacen al desnudo (ver capítulo 15). Para hacer las cosas aún más complejas, algunos se tapan sus cabezas durante el ritual, otros no acostumbran hacer esta práctica.

Algunas tradiciones insisten en rituales al aire libre, mientras que otras nunca dejan la sala. La mayoría de las tradiciones permiten que las mujeres y los hombres parti­ cipen en sus rituales y logran la entrada en su sistema. Otras, en cambio, admiten sólo mujeres y son muy esca­ sas las que admiten solamente a hombres. Muchas inten­ tan alcanzar un equilibrio entre la participación de las mujeres y la de los hombres en sus respectivos grupos.

Cada tradición tiene determinadas razones para man­ tener sus prácticas particulares en un ritual y, cierta­ mente, no es asunto de nadie cuestionar cómo es que los miembros de una tradición alcanzan la unión con la diosa y con el dios, ni tampoco cómo practican la magia.

- Las congregaciones. Algunas veces son llamadas erróneamente " grupos de brujos" . Estos grupos pueden ser estrictamente definidos como grupos de practicantes de Wicca inclinados hacia una exclusiva tradición para practicar la Wicca, y que, además, son quienes conser­ van cada una de las tradiciones. Pero aún aquí hay muchas opciones.

En algunas tradiciones, el segundo grado de Wicca puede conocerse como una "sacerdotisa menor" o "sacerdote menor" . El segundo grado requiere más entrenamiento dentro de la tradición y el dominio de los principios de la religión Wicca.

El tercer grado crea lo que se conoce comúnmente como "sacerdotisas superiores" o "sacerdotes superio­ res" . Este grado ha sido descrito como la coronación del logro dentro de una tradición específica. Esto se lleva a cabo en teoría, una vez complementado el programa del entrenamiento riguroso, el cual abarca la magia, la estructura del ritual, las dinámicas mágicas de grupo, la metodología de la Wicca y un número de otras áreas que dependen de cada tradición en particular.

Entre congregaciones jerárquicas, solamente a quienes hayan alcanzado el tercer grado se les permite liderar rituales y participar en las labores de dichas congregacio­ nes. Además, las congregaciones, en estas tradiciones son conducidas por:

Una Sacerdotisa Superior o Una Sacerdotisa Superior y un Sacerdote Superior.

Un Sacerdote Superior raramente dirige, él sólo, una congregación. Durante los rituales, la Sacerdotisa Superior puede representar de la diosa. El Sacerdote Superior como el dios. La Sacerdotisa Superior puede atraer la diosa hacia ella y desenvolverse como su representante.

En resumen, esta práctica es una forma de "canali­zar" religiosidad entre los practicantes de Wicca, aun­ que no está muy extendida entre los grupos de miem­ bros de la Wicca.

Es de anotar que muchas tradiciones no utilizan siste­ mas de grado en su iniciación. Las congregaciones pue­ den ser conducidas por una, dos o tres personas, quienes pueden ser elegidas por los demás miembros.

Los practi­cantes de Wicca, quienes han estudiado y que tienen la experiencia, son, ciertamente, respetados; pero no están necesariamente encargados de la conducción de la con­ gregación. El miembro líder de ésta, puede ser cambiado en cada ritual.

¿Confundido? Esta es simple y llanamente otra indica­ ción de que la Wicca es más que todo una religión de individualismo.

Instrumentos. Como lo veremos en el capítulo 11, se utilizan ciertos objetos físicos específicos en los rituales de Wicca para una gran variedad de propósitos religiosos y mágicos. Aunque algunos instrumentos son comunes entre la mayoría de las tradiciones (como el athame), otros no lo son. La utilización de un instrumento en una tradición ilustra, de nuevo, la independencia que existe entre los diversos grupos de practicantes de Wicca. De tal manera, estas son algunas de las pocas áreas en las que las tradiciones de Wicca difieren unas de otras. Esta falta de coherencia es una de las características que fortalecen la Wicca. 

Quienes son buscadores, usualmente, pueden encon­trar un camino apropiado entre varias tradiciones. 

Para profundizar en cuanto a información de tradicio­nes específicas de los practicantes de Wicca, consulte la bibliografía.