Las Herramientas Mágicas

Calderos, athames y copas -estos son algunos de los instrumentos que los practicantes de Wicca usan en sus rituales religiosos y mágicos-.

Algunos son objetos que pueden encontrarse en cualquier vivienda. Pocas casas carecen de escobas o de cuchi­llos. Todavía pueden verse en los estantes o en los áticos ollas de hierro de forma redonda cubiertos de telarañas; así como copas de todas las formas y variedades son usa­ das en la vida diaria por billones de personas.

Los practicantes de la Wicca todavía ven estas cosas como más que simples objetos. Se consideran como obje­ tos religiosos -no para ser venerados pero sí para ser usados en rituales con el fin de establecer contactos armónicos con la diosa y con el dios-.

Los instrumentos de la Wicca pueden ser fraguados a plena luz del día, tallados con la salida de la Luna durante el solsticio de verano o purificados con hojas de albahaca en un bosque despejado. En lo posible se acon­seja fabricar sus propios instrumentos. Aquellos instru­mentos que no pueda fabricar, pueden ser comprados o intercambiados. El intercambio puede ser una forma de obtener todo el juego de herramientas necesarias para la práctica de Wicca. Debe tener presente que dichos ins­trumentos son reservados exclusivamente para los traba­ jos en los rituales.

La mayoría de los instrumentos mencionados aquí no son usados en ninguna otra religión. Cuando se usan es por lo general para propósitos muy diferentes. Este capítulo menciona los principales implementos de los rituales de la Wicca, aunque no hay que olvidar que ésta es una lista generalizada, extraída de varias tradiciones de esta religión.

- Las imágenes de la diosa y del dios. Afrodita parada sobre una concha de mar sacada del océano. Diana (en alabastro) con su cabeza inclinada y con sus lebreles.

Una diosa celestial con una media Luna sobre su frente, las manos extendidas y el cabello ondeando alrededor de su cabeza. Una reproducción de unas de las famosas estatui­ llas de Venus. Un sátiro. Un dios con cuernos andando en el bosque, bardado y musculoso. Osiris con toda su anti­gua gloria solar.

Muchos practicantes de Wicca utilizan las imágenes de la diosa y del dios en sus rituales y, ni más ni menos, eso es todo lo que ellas son -imágenes e ilustraciones-. Representaciones tridimensionales que recuerdan a los practicantes la presencia divina.

Los practicantes no adoran dichas imágenes, ellos no son tan idiotas. Estas son simplemente ilustraciones. Ellos se molestan cuando son acusados de ser "idólatras". No son más idólatras que aquellos que llevan consigo crucifi­ jos o cuelgan imágenes de Jesús en las paredes.

Las imágenes de la diosa y del dios son tan solo eso. Estas pueden ser talladas en piedra o madera o moldea­ das en metal. Aquellos con aptitudes artísticas diseñan sus propias imágenes, mientras que otros las obtienen en tiendas de artículos místicos.

Pero muchos no utilizan tales figuras ya que las consideran bastante restrictivas; ellos prefieren usar represen­taciones abstractas, por ejemplo una piedra en forma de huevo o redonda, o un espejo redondo que represente a la diosa; una bellota o una piedra en forma de flecha para representar al dios. Algunos tan solo usan dos velas para su representación.

- El athame (cuchillo de ritual) usualmente tiene mango negro con una hoja de acero que puede ser de filo doble o sencillo. El athame (tiene otros nombres pero éste es el más común) nunca es usado con el propósito de cortar, ni para hacer sacrificios. El cuchillo es un instru­ mento de poder utilizado para dirigir la energía natural que está dentro del cuerpo hacia el mundo exterior. Aun­ que los mecanismos son diferentes en algunas tradicio­ nes, este cuchillo es considerado como algo sagrado en relación con el dios.

Una espada, la cual es sólo una versión más larga del cuchillo, puede ser usada en su lugar pero generalmente se utiliza para desarrollar los trabajos de las congregaciones.

- El cuchillo con mango blanco se utiliza para fines prácticos como cortar hierbas o granadas; algo opuesto al meramente simbólico uso del athame. Tampoco es usado para sacrificios.

- El caldero es una vasija grande de metal que por lo general es hecha de hierro, con tres soportes y una aber­ tura más angosta en la parte superior. El caldero que está relacionado en la imaginación popular con las brujas, es un símbolo de la diosa y de todo lo que ella abarca -el universo, la realización, la reencarnación, la fertilidad, la abundancia y el amor-. De la misma manera, la energía generada durante el trabajo mágico de la Wicca puede ser dirigida hacia éste.

Las fogatas pueden ser encendidas dentro del caldero al realizar un ritual. También podría estar rodeado de flores o lleno de agua y utilizarse para adivinar el futuro. A pesar del falso concepto popular, las infusiones son preparadas muy raramente en el caldero y, cuando se hacen, no se le agregan patas de lagarto u otras cosas por el estilo a la misma, tan solo hojas, hierbas y agua.

La varita es parecida a las usadas en antiguas cere­ monias mágicas. Generalmente es confeccionada de madera y puede ser adornada con símbolos o con piedras. Algunas son hechas de plata o de cristales de cuarzo.

La varita es un instrumento de invocación. Puede sostenerse y elevarse al emitir palabras de invocación hacia la diosa y hacia el dios durante un ritual. A dife­ rencia del cuchillo, ésta se utiliza muy raramente para dirigir la energía.

- El pentáculo es una pieza plana de metal, barro, madera, piedra o cualquier otra sustancia natural sobre la cual varios símbolos son grabados o tallados. Uno de estos símbolos es el pentagrama o la estrella de cinco puntas usada en la magia antigua.

Contrario a lo que dicen sus opositores, los practican­ tes de Wicca no utilizan el pentagrama para representar a Satanás. Los ajenos a la Wicca pueden creer lo que ellos deseen -y lo hacen- pero deben poner atención en su propia religión. Por lo menos una iglesia en Europa (en Alemania me parece recordar) tiene grandes ventanas con figuras de pentagramas; esto muestra la antigüedad del símbolo y su uso en muchas religiones.

El pentáculo algunas veces se utiliza como una base sobre la cual otros objetos e instrumentos son colocados mientras son cargados con energía durante los rituales. Este es un símbolo de la tierra y de la abundancia.

- La copa o el cáliz es otro símbolo de la diosa y es simplemente una vasija sobre un soporte; puede conte­ ner vino o agua y se bebe en los rituales. No es parodia del cristianismo. La copa tiene tanta o poca conexión con el soporte usado en la santa comunión como lo tiene el caldero.

El incensario o el quemador de incienso. Es común en muchas religiones antiguas y contemporáneas. En Wicca se quema el incienso en honor de la diosa y del dios y tam­ bién para preparar el área de trabajo donde se va a reali­ zar el ritual. Éste también obra para dirigir la conciencia al mundo espiritual, tras lo físico, sin necesidad de ingredien­ tes alucinógenos que realicen este cambio.

Los tazones con sal y agua son usados con frecuen­ cia también. Al mezclarse estas dos sustancias, forman un líquido purificador que puede ser esparcido alrededor del área del ritual antes del trabajo religioso o mágico. La sal y el agua pueden también ser esparcidas por sepa­rado; las tradiciones difieren.

La mayoría de estas herramientas son usadas en ritua­ les para varios propósitos, entre los que encontramos:

Crear el área de adoración. Debido a que los prac­ticantes rara vez tienen edificios designados exclusivamente para trabajos con rituales (en realidad esto es aún considerado lo ideal), un lugar sagrado es creado en cada ritual. El cuchillo y algunas veces la varita se usan con este propósito. La sal y el agua al igual que la escoba pueden ser usadas para purificar el área. El incienso también se utiliza porque crea la atmósfera apropiada debido a su aroma.

Para invocar la presencia de la diosa y del dios durante el ritual la varita es el principal instru­ mento usado, sin embargo, la mayoría de los practicantes consideran que la diosa y el dios están tanto dentro como fuera de nosotros. El ritual Wicca es un método de conectar esa parte de nosotros con lo divino. La diosa y el dios no son llamados como si fuesen mascotas.

Sirven como punto de enfoque de poder durante el acto mágico. Un objeto puede ser colocado sobre un pentáculo, algunos grupos usan el caldero.

Para dirigir la energía hacia su destino. El cuchillo es el instrumento más ampliamente usado para dirigir la energía, aunque el dedo índice también servirá para este propósito. Algunas pocas tradi­ ciones utilizan la varita, pero esto no sucede con mucha frecuencia.

Los practicantes reconocen que los instrumentos en sí no tienen poder salvo el que ellos les confieren. En reali­ dad, la mayoría afirman que las herramientas no son necesarias, pero éstas enriquecen los rituales.

Algunos practicantes no permiten que otros manejen sus instrumentos. Ellos son considerados como objetos personales. Los instrumentos se pueden guardar o alma­ cenar (envueltos en seda, por ejemplo) y luego ser saca­ dos estrictamente para su uso específico.

Otros comparten instrumentos entre ellos -cuchillos o calderos durante los rituales-. Otros utilizan constan­ temente sus instrumentos creyendo que cuanto más tra­ bajen con ellos más efectivos serán al estar en sus manos y con su energía.

Estos son algunos de los instrumentos utilizados en los trabajos mágicos y religiosos. Ellos no son diabólicos, no son armas o instrumentos de maldad, no son usados para herir o matar a alguien o a alguna cosa. Son objetos bastante simples que algunos humanos han encontrado efectivos en el proceso de unión con la divinidad. En este sentido estos son instrumentos sagrados.