La Religión Wicca

La Wicca es una religión neo-pagana, un estilo de vida espiritual y auto-empoderador. Las personas que siguen las creencias y tradiciones de la Wicca se esfuerzan por vivir en armonía con el universo.

Entre las creencias fundamentales de la Wicca están la doctrina de la Reencarnación, el uso de la Magia y el Karma. Los practicantes de la Wicca son conscientes de que sus actos, sean buenos o malos, serán retribuidas a ellos tres veces más. Esto hace que la mayoría de los wiccanos practiquen el bien y no el mal.

Los wiccanos creen que el sol, los árboles, la luna y los lagos están conectados al espíritu de una persona y el espíritu de cada persona se conecta a toda la naturaleza y de cualquier otro ser vivo.

Las tradiciones, religión y creencias Wicca se establecieron muchos siglos antes de la existencia del cristianismo. Los wiccanos practicaron sus creencias especialmente en Europa.

Los practicantes de la Wicca no tienen ninguna autoridad central y tampoco tiene ningún templo de devoción ya que consideran que su único templo es la misma naturaleza a la cual le rinden culto, a pesar de eso la Wicca es considerada como una religión en muchos países del mundo. Muchos wiccanos practican sus creencias en la forma en que las interpretan, y no se reúnen con otros wiccanos muy seguido.

En ocasiones, los wiccanos forman grupos llamados aquelarres o covens. La mayoría de ellos tienen diferentes ideas, diferentes creencias y diferentes estilos de práctica. Sin embargo, la Wicca tiene una filosofía establecida hace más de treinta y cinco años.

Los wiccanos creen que uno debe ser un buen administrador del medio ambiente, debe rechazar el mal que existe en el mundo, y tener una comprensión del poder que yace en toda la naturaleza.

Los wiccanos están generalmente muy en sintonía con la naturaleza, así como los ciclos naturales de la Tierra. Observan los ciclos de la luna. También celebran los Sabbats y creen que hay un Dios y una Diosa que son iguales, lo que se diferencia de muchas otras religiones ya que consideran que tanto hombres como mujeres son iguales.

Asimismo, no creen en la discriminación, esta religión abraza a todas las personas por igual, sin diferenciar su estilo de vida, sexo, raza u orientación sexual.