La Religion Wicca

La Wicca es una religión neo-pagana vinculada a la Brujería y el culto a la naturaleza. Sus practicantes rinden cultos a la Diosa y al Dios, entendidos como los creadores del universo. Los practicantes de la Wicca aceptan la reencarnación y la magia, le rinden culto a la tierra como manifestación de la Diosa y del Dios y se reúnen para realizar ceremonias religiosas en los momen­tos determinados por la Luna y el Sol.

La Wicca no es una forma de proselitismo. Es afirma­ ción de la vida, no comercialización de la muerte. Ella tiene su propia serie de mitos, objetos religiosos, rituales y leyes, muchas de las cuales admiten tener pequeñas semejanzas con las de otras religiones de la actualidad.

Los practicantes de la Wicca pueden ser tanto de sexo femenino como masculino, de cualquier edad y de cual­ quier raza. Pueden organizarse en grupos hasta de cin­cuenta personas o más; conformar congregaciones de trece personas o menos; o pueden adorar a la Diosa o al Dios por separado. Aunque la mayoría de los practicantes hablan inglés, también pueden llamar a las divinidades en español, francés, galés, sueco, gaélico escocés, alemán, holandés y en muchos otros idiomas. Como religión, la Wicca existe por todas partes de Europa; en los cincuenta estados de Estados Unidos; en América Central y Amé­ rica del Sur; en Australia; en Japón; y en cualquier canti­dad de lugares más. 

Wicca no es una religión organizada, de la manera como lo es, por ejemplo, el cristianismo, pero existen gru­ pos en diferentes países con el fin de proteger a sus practi­ cantes contra los abusos legales, literarios y físicos. Algu­ nas formas de Wicca han sido reconocidas por el gobierno federal norteamericano como grupos religiosos legítimos.

Los practicantes de la Wicca son mujeres y hombres de diferentes profesiones, distintas procedencias cultura­ les y orígenes religiosos. Para muchos de ellos, la Wicca es la única religión que fomenta el amor por la tierra y todo lo que la habita y promueve la práctica de la magia popular para transformar sus vidas en unas experiencias positivas. Las mujeres, especialmente, se sienten atraídas hacia la Wicca debido a su aceptación hacia el aspecto femenino de la divinidad la Diosa. Para sus practi­ cantes, ésta es la única religión que mantiene un verda­ dero vínculo íntimo con la divinidad.

Las personas que se inclinan hacia su práctica no están en las calles ni en los teléfonos, tratando de atraer nuevos miembros. En efecto, la mayoría de los seguido­ res de la Wicca son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de que su religión no es el único camino hacia la divinidad un rasgo caracterís­tico que se comparte con muy pocos miembros de otras religiones.

Pero para ellos, este es el camino correcto.