El Trazado del Círculo Magico 

A lo largo de la historia del paganismo, los requisitos básicos para trazar el círculo ritual se han mantenido prácticamente inalterados. Sin embargo, pueden existir un gran número de variantes en los detalles. Algunos de éstos pueden reflejar las preferencias personales, mientras que otros derivan de las prácticas de una determinada tradición o cultura. En aras de la simplicidad, ofrecemos aquí la versión más utilizada para construir y delimitar los circulas rituales. De este modo, si no está familiarizado con las formas ceremoniales paganas, se asegurará de haber adquirido los fundamentos básicos. Una vez aprendidos estos requisitos y afirmados los conocimientos sobre la energía de los elementos, podrá comenzar a experimentar. Algunos realizan este proceso de forma individual creando múltiples círculos únicos, mientras que otros brujos prefieren realizarlos en prácticas grupales. Por ejemplo, cuando estoy sola uso una variante del estándar en la que aparece una fuente de luz dorada que emana de mi chakra de la coronilla, o utilizo un haz de resplandeciente luz blanca que fluye del extremo de mi vara. A partir de esas proyecciones de energía trazo mentalmente un círculo privado.

Para construir el estándar del círculo ritual mágico sólo necesitará su persona y un espacio abierto y privado en el que trabajar. Puede utilizar una herramienta ritual como un Athame o una vara, pero recuerde que es suficiente con la energía proyectada de su propio cuerpo o de su mano. Si ya ha adquirido o realizado sus herramientas para cada elemento, pueden servirle para dar el toque preciso a los distintos cuartos y para conectarle más estrechamente a cada elemento, pero, una vez más, recuerde que no se trata de algo estrictamente necesario.

Lo primero que debe hacer es encontrar un espacio ritual.

Piense que, incluso si trabaja solo, necesitará un área privada de cerca de un metro y medio de diámetro, y de un tamaño mayor si en sus prácticas debe realizar movimientos o danzas. Si no está seguro de la orientación, puede ayudarse de una brújula. Una vez señaladas las cuatro direcciones, márquelas de alguna manera para saber su ubicación durante el rito. Puede colocar. una vela o una piedra en cada punto cardinal u orientar su altar en la dirección que escoja, de modo que éste se convierta en un indicador de las cuatro direcciones. Le recomiendo que utilice un método que le permita marcar los puntos cardinales en los límites del círculo, ya que gracias a ello sabrá con precisión dónde termina el círculo para no traspasarlo mientras dure el ritual.

Antes de trazar el círculo, los Wicca y los paganos suelen. purificar el espacio elegido, bendiciéndolo mediante agua salada cristalina o con el humo que emana de una varita de salvia o de otros inciensos. De este modo desaparecen las energías negativas o mundanas del espacio ritual y se favorece el aumento de las vibraciones hasta alcanzar un nivel espiritual más elevado, incompatible con las entidades de grado inferior que puedan sentirse atraídas por su trabajo. Los inciensos que tienen una función depuradora o purificadora pueden estar elaborados. con olíbano, salvia, cinamomo, sándalo, laurel o clavo. El conocido como incienso u olíbano es especialmente adecuado para estos fines y, además, se puede conseguir con facilidad

Algunos brujos utilizan su escoba para barrer las energías negativas y maléficas del área del circulo, o esparcen a su alrededor sal o hierbas aromáticas como albahaca o tomillo. Si desea realizar alguna de estas prácticas, hágalo mientras se concentra en el significado del ritual que va a realizar. Cuando esté listo para iniciar el rito, deténgase un momento en el centro de su círculo a fin de prepararse mentalmente. Elve sus brazos hacia el cielo y sienta cómo le inundan las energías procedentes de las deidades o de la Madre Tierra. Deje que el área y su propia persona se carguen como batería con ese flujo positivo de poder. Visualice cómo la energía emana de usted e inunda toda el área del círculo.

Diríjase hacia la periferia del círculo y permanezca en el punto en que usted o su tradición le dicten como más apropiado para empezar a trazar el círculo (en este ejemplo el cuarto oriental). Concéntrese y apunte hacia la tierra con su dedo o su herramienta. Si lo desea esta última puede tocar el suelo, pero no es imprescindible.

Visualice cómo la energía fluye del extremo de su dedo o de su herramienta mágica, creando un muro de intensa luz de color blanco azulado. Éste es uno de los cromatismos tradicionales de protección y elevada espiritualidad, y muchos brujos dicen que es el color que tienen sus círculos. El sentido levógiro (el de las manecillas del reloj) es la dirección tradicionalmente asociada al crecimiento, el aumento, la construcción, el beneficio, etc. Por ello, la mayoría de círculos se construyen en esa dirección y se deshacen moviéndose en el sentido dextrógiro (el contrario al de las manecillas del reloj). Sin embargo, en algunos casos se

invierten los términos. Por ejemplo, en los rituales para deshacer maleficios y alejar malas influencias o problemas, el círculo ' se suele construir en sentido dextrógiro, y se deshace en sentido levógiro. Esto no significa que el acto de penetrar en su interior resulte perjudicial. Los rituales negativos también pueden milizarse fácilmente en un círculo construido en el sentido levógiro.

Muchas cosas se pueden eliminar con resultados positivos, como algunos malos hábitos, mientras que otras muchas se pueden acrecentar con resultados negativos, corno la mala suerte.

La intención de quien realiza el ritual es la que marca la diferencia.

Para trazar el círculo, continúe moviéndose en sentido levó giro hasta llegar de nuevo al punto de partida, visualizando en todo momento la energía ascendente y circundante y sabiéndose protegido. Envíe toda la energía posible para crear el círculo, y continúe trazándolo desde la superioridad divina o desde la tierra que hay bajo usted. Hágalo real y después respete esa realidad. Los brujos aceptan que la mente es capaz de hacer cualquier cosa, y que todas las cosas que crean son tan reales como las que se pueden realizar con un martillo, un clavo y un trozo de madera.

Hay más de una forma de visualizar el círculo completado. Algunos lo ven como un muro, otros como una cúpula que los cubre, y otros como una esfera que envuelve toda el área, incluido por debajo del suelo. Escoja la imagen que mejor le funcine. Posteriormente podrá cambiarla si así lo desea.