Deshacer el Circulo

Cuando el propósito por el cual se ha construido el círculo se ha cumplido, energía utilizada en su creación debe descargarse en la tierra para evitar que su poder le deje exhausto o incluso le «posea». Se trata de una práctica pagana habitual, avalada por la tradición. Si está siguiendo el proceso de construcción del hechizo por pasos, debe remitirse a los puntos 12 (¨Ponga fin al hechizo y cierre su espacio sagrado¨) y 13 (¨Descargue en la tierra la energía excedente¨).

Para deshacer el círculo debe seguir el mismo proceso que para su construcción, pero a la inversa. Comience caminando desde el último cuarto invocado, al tiempo que empieza a despedirse de él. En el ejemplo dado, el proceso se iniciaría en el norte. El término «despedir» es el utilizado tradicionalmente para referirse al acto de liberar a los elementos, pero su sentido imperativo puede llevar a confusión. Al igual que cuando invocó a los cuartos, el tono no es el de una orden, sino el de liberación y agradecimiento:

Os agradezco, poderes del norte y de la tierra, vuestra presencia aquí esta noche (o este día) para ofrecer vuestras energías estabilizadoras a este circulo y a la magia que en su interior se ha realizado. Marchaos ahora con mis bendiciones. Así sea.

Puede optar por despedir a los cuartos con un gesto ritual como el de un pentagrama de expulsión, trazado en el aire frente a usted para alejar algo que está ante su presencia. No se trata de un requisito imprescindible, simplemente es una opción. También puede utilizar una campana para despedir a los distintos cuartos, incluso si no la empleó para invocarlos. El sonido de las campanas hace aumentar por lo general las vibraciones de un área, purificándola y alejando los espíritus no deseados. Utilizarla este caso resulta mucho más sensato que hacerlo durante la invocación, ya que su objetivo antes de disolver el círculo es a depurar el espacio de toda vida espiritual, tanto la negativa como la la positiva. Si emplea una campana, hágala sonar cada vez que ese haya completado el proceso de despedida de cada cuarto.

A continuación, desplácese en sentido dextrógiro hacia el cuarto oeste. Ésta es la dirección tradicional para las disoluciones, liberaciones, disminuciones y finales:

Os agradezco, poderes del oeste y del agua, vuestra presencia aquí esta noche (o este día) para ofrecer vuestras fértiles energías a este círculo y a la magia que en su interior se ha realizado. Marchaos ahora con mis bendiciones. Así sea.

Después, al sur:

Os agradezco, poderes del sur y del fuego, vuestra presencia aquí esta noche (o este día) para ofrecer vuestras energías pasionales a este círculo y a la magia que en su interior se ha realizado. Marchaos ahora con mis bendiciones. Así sea.

Por último, diríjase hacia el punto de partida, hacia el este:

Os agradezco, poderes del este y del aire, vuestra presencia aquí esta noche (o este día) para ofrecer vuestras energías transitorias a este círculo y a la magia que en su interior se ha realizado. Marchaos ahora con mis bendiciones. Así sea.

Si en algunos de sus rituales ha evocado el elemento espíritu, también debe darle las gracias. Puesto que el espíritu reside en y en torno a todas las cosas, y no posee guardianes elementales que haya tenido que invocar, no necesita una despedida formal como la del resto de elementos. Simplemente plántese en el centro del círculo y pronuncie algo como:

Espíritu, éter, quintaesencia fuerza que emana conjuntamente de todas las cosas, que reside en y en torno a todas las cosas, te agradezco tu presencia aquí esta noche (o este día) para bendecir este círculo. Bendito seas.

Volviendo a empezar desde el este, comience a caminar en sentido dextrógiro mientras apunta con su herramienta o con su índice. Al descargar o disolver el círculo de este modo, debe visualizar cómo la energía que utilizó para crearlo es enviada de nuevo hacia la Madre Tierra o es reabsorbida por su dedo o por su herramienta. Puede realizar el proceso sólo una vez, o puede recorrer el círculo tantas veces como necesitó para trazarlo.

Una vez disuelto el círculo, puede pronunciar una sentencia que así lo confirme. Inténtelo con una sencilla frase como ¨El círculo está disuelto, pero siempre forma parte de mí¨, o usar la tradicional frase Wicca de clausura: ¨Feliz encuentro, feliz despedida y feliz reencuentro¨.