¿QUÉ ES LA MAGÍA?

El ocultista S. L. Marthers defino la magia como la "ciencia del dominio de las fuerzas secretas de la naturaleza". La palabra "secreto" puede interpretarse en el sentido de que las "fuerzas", aunque son naturales, todavía no han sido observadas y clasificadas total y categóricamente, y su manera de actuar aun sigue siendo misteriosa.

Desde el punto de vista, "mágico" podría definirse como el poder causante de que un acontecimiento o cambio se produzcan a voluntad sin una causa física aparente o si el uso de las leyes naturales conocidas. Cuando vemos que sucede algo inexplicable, que claramente se ha pretendido que sucediera, decimos "eso es magia", o quizás, "es un milagro". A los ilusionistas de espectáculos se les llamaba generalmente magos. La diferencia entre esa magia espectacular y la magia verdadera es que en esta ultima la que parece suceder ha sucedido realmente, mientras que la magia espectacular no ha ocurrido así, no es mas que una ilusión visual.

En el pasado muchos acontecimientos se consideraban mágicos, sencillamente porque las leyes naturales que los causaban aun no se habían descubiertos, o su conocimiento estaba limitado a unos pocos. Por ejemplo, el hipnotismo y el magnetismo se tenían por mágicos. Hasta el siglo XX mucha gente consideraba la comunicación telepática comprobada como actos de magia. Hoy día, la telepatía es una de las muchas artes que en otro tiempo fueron "mágicas" y que se han agrupado bajo la denominación de "percepción extrasensorial", mientas que el estudio de lo "mágico" y de fenómenos tales como los fantasmas y los Poltergeist pertenece a una nueva ciencia, la "parapsicología". Nadie ha explicado todavía como funciona la "magia", si bien, los antropólogos han aportado multitud de pruebas de que, efectivamente, funciona. Los brujos pueden practicar la magia con éxito, pero no explicar el proceso mágico, de la misma manera que los filósofos no pueden explicar en que consiste exactamente la actividad llamada "pensamiento". Sabemos como funciona la magia, pero desconocemos por qué.

Una teoría actual propone que, dado que todo lo existente posee un campo de energía y el del organismo humano es muy poderoso, un acto mágico consiste en enfocar esta energía electromagnética y trasmitirla, a menudo por medio de un "lenguaje" muy simbólico, consiste en imágenes transmitidas ya sea verbalmente o por medio de representaciones mentales, acompañadas de actos rituales que ayudan a la mente a concentrarse. Tal energía electromagnética puede ser similar a la emitida por la luna y las estrellas, las cuales según creen los astrólogos, afectan al carácter y, en consecuencia al destino de todas las criaturas. Se ha objetado qué la energía emitida por la luna puede ser considerable, pero los planetas como Venus envían unos impulsos muy débiles y, por lo tanto, ineficaces. Sin embargo, no olvidemos que, en medicina, a menudo se da el caso de que una dosis muy pequeña puede ser eficaz y, en cambio, una dosis de mayor relevarse como ineficaz o incluso contraproducente. En medicina, como en mecánica, no es posible medir la eficiencia basándose en la cantidad.

El uso de esa energía, a la que se ha llamado "fuerza ódica" o, sencillamente, "el poder", no parece dependiente de ninguna creencia religiosa en particular. La magia no es una peculiaridad de los brujos. Ha sido utilizada por los practicantes de todas las religiones, desde las mas antiguas a las mas modernas. En ocasiones se da el nombre de plegarias o himnos a las formulas mágicas, y otras veces se las llama hechizos o encantamientos. Están presentes en el hinduismo, el budismo, el cristianismo, el islam y todas las grandes religiones, en la mayor parte de las cuales las formulas mágicas mencionan los nombres de dioses y espíritus, a los que se considera medios para invocar y concentrar la energía requerida. La creencia intensa en cualquier caso produce energía psíquica.

Lo que creemos posee realidad para nosotros. Somos aquello que creemos ser.

Ya he descrito la religión de los brujos, lo cual difiere de otras religiones en la creencia de que todo el mundo posee poderes psíquicos. No es una especie de talento adicional otorgado a unas pocas personas como un acto de generosidad divina (o diabólica). Todos los seres posen campos de energía y, en consecuencia, poder psíquico. La mayoría de ellos utilizan ese poder de un modo inconsistente o intuitivo en sus relaciones humanas, pero algunos aprenden a usarlos de manera consciente y a desarrollar sus capacidades. No sugiero que, dado que toda persona tiene poder, cualquiera puede ser brujo, como no se me ocurriría decir que cualquiera que tenga pies puede ser un corredor de larga distancia o todo el que tenga laringe puede ser un afamado cantante de opera. Todos tenemos las mismas facultades y obedecemos y usamos las mismas leyes de la naturaleza, pero en cada uno de nosotros ciertas facultades están mas plenamente desarrolladas que en otros. 

El poder mágico no es sobrenatural, no quebranta las leyes naturales: es hipernatural.

Las brujas utilizan facultades comunes a todo el mundo cuya descripción no es fácil, pero podríamos resumirlas bajo la denominación general de "PES", es decir, percepción extrasensorial. Todos tenemos ciertas facultades telepáticas, pero las brujas las han desarrollado y han conseguido que estén sometidas a la voluntad en vez de al azar. Todos recibimos "vibraciones" de lugares y personas, pero en el caso de las brujas esta capacidad se ha incrementado. Todos nosotros, tanto si nos damos cuenta como su no, tenemos la capacidad de realizar curaciones psíquicas o por medio de la fe. Esto es algo que los padres hacen con regularidad por sus hijos, y los médicos de cabecera suelen utilizar placebos que a menudo son tan efectivos como los fármacos verdaderos. La diferencia entre el uso que un brujo hace de los poderes y el que hacen otras personas estriba, sencillamente, en que el brujo actúa dentro de un marco de una religión y una disciplina ética, las cuales impiden que esos poderes sean utilizados de una manera irresponsable o que sean perjudiciales.