¿POR QUÉ REALIZAN LOS BRUJOS SU MAGIA EN UN CÍRCULO?

El uso del circulo tiene varios motivaciones. El primer lugar. el circulo simboliza la unidad, la totalidad y el movimiento circular de las estaciones y de lo que se ha llamado la "rueda de año". Además, es un símbolo muy antiguo de la comunidad, pues si se reúne un grupo de personas en un circulo, ninguna de ellas puede ponerse a la cabeza del grupo: todos son iguales, tanto si permanecen de pie como si se sientan o arrodillan. La brujería es, o debería ser, democrática. Desde luego en lo que concierne a la posición social, todos son iguales. Una de las razones que aducen los brujos para practicar sus actividades desnudos "vestidos de cielo", o mantos negros idénticos, es que de ese modo se evitan distinciones sociales.

Si los participantes se reúnen en forma de rectángulo, una persona o un grupo reducido en un extremo del rectángulo puede dominar al resto. Si, como ocurre en la mayoría de la iglesias cristianas, la reunión se distribuye en una masa rectangular de fieles ante la cual se sitúa otras personas prominentes, ello da ligar a una situación jerárquica. Por otro lado, en un grupo para el que es esencial que cada miembro pueda ver a los demás, compartir los sentimientos expresados en sus rostros o su lenguaje corporal y unirse a ellos en la creación y uso de energías colectivas, el circulo es la única disposición practica. En un circulo uno puede ver incluso la expresión de su vecino inmediato, cosa que no es posible si la formación es un cuadrado.

Al bailar o simplemente caminar alrededor de un circulo, se imita el movimiento de la rueda de la vida y la naturaleza cíclica del universo.

Según una larga tradición, el diámetro del circulo debe ser de nueve pies (2,74 m). Naturalmente, basta con que se reúnan un pequeño grupo de personas para que ese tamaño sea absurdo. Sin embargo, nueve pies es el tamaño apropiado es el tamaño apropiado para el numero máximo de miembros de una asamblea brujil que permite el pensamiento convencional. Cabrán en el trece personas, a menos, claro, esta, que todas sean bastante robustas. El nueve es un numero mágico, por lo que resulta tentador dejar que la tradición se convierta en dogma y el requisito de los nueve pies sea una "ley". Esta es la actitud que toman ciertos grupos. 

En general, el centro del circulo se resalta por medio de un altar o una hoguera. Al fin y al cabo, hay que tener algo para dar vueltas a su alredor. El movimiento suele ser en el sentido de las agujas del reloj o del sol: es el deosil, un movimiento positivo, la participacion en el movimiento del universo. El movimiento contrario al de las agujas del reloj se deon




El líder del grupo trazara el circulo alrededor de los reunidos. No es necesario que sea dirigente invariable del grupo, y puede ser elogiado para esa ocasión concreta. Tras haber trazado tres veces el circulo alrededor del grupo, el dirigente cerrara la "puerta". Entonces todos están dentro del circulo y puede dar comienzo la etapa de erigir el cono de energía.