¿COMO SE HACE UN BRUJO?

Actualmente, muchos autores especializados en brujería afirman que si una persona no encuentra a otro brujo para llevar a cabo un rito de iniciación, puede realizar un rito de auto-iniciación. Existe varios libros que ofrecen ejemplos de tales ritos.

Otros, con un punto de vista mas tradicional, insisten que uno debe ser iniciado adecuadamente por un brujo, ya sea solo o en una asamblea. Cada asamblea tiene su propio ritual de iniciación. Los hay que incluyen la flagelación y la desnudez; algunos son mas complicados y otros sencillos. No existe ninguna pauta fija, salvo la de que en todos los casos la persona iniciada se entrega al servicio de la Diosa y al buen uso de la brujería.

Es tradicional que ninguna asamblea recluten miembros. Sin embargo, hay brujos prominentes que dan conferencias y cursos de sobre brujería, los cuales tienen, evidentemente, el efecto de reclutamiento. También es tradicional que el candidato a brujo se dirija a un brujo o una asamblea y solicite la iniciación; si el brujo o la asamblea están de acuerdo, la iniciación tendrá lugar, por lo general un año y un día después de la fecha en que se ha presentado la solicitud, o, en caso de que el candidato a brujo tenga menos de veintiún años, cuando los cumpla. El objetivo de esa espera es asegurar que la solicitud no ha sido frívola, así como disponer de tiempo para estudiar la actitud del aspirante a brujo. Los brujos se toman muy en serio la iniciación. En realidad, el acto de iniciación no significa tanto la aceptación de ingreso en un club exclusivo como un acto de reconocimiento. Podríamos decir que solo quienes son ya brujos se inician como tales.

Muchas personas practican la brujería, o alguna de sus partes, fuera de los limites de la religión, pues el poder de conjurar no es exclusivo de los brujos. Algunos piensan que un compromiso total con la brujería es una carga demasiada pesada, y temen que, cuando la practica constante, el aprendizaje y el estudio con otros compañeros aumentas sus poderes, quizá no sean lo bastante fuerte para resistir la tentación de usarlos mal. Tampoco pueden evitar que les disuada un poco de propaganda contra la brujería que han oído y se preguntan en que podrían meterse.

Gran parte de la practica brujil permanece en secreto. En el pasado era así para proteger a los brujos de la tortura y la muerte. Actualmente muchos brujos piensan que seria preciso impedir que ciertos aspectos de su actividad caigan en manos de gentes irresponsables o maliciosas. Aunque se han publicado cierto números de "Libros de las Sombras", es evidente que no ofrecen un información completa. Por otro lado, la inmensa mayoría de libros actuales de brujería se ocupan casi exclusivamente del simbolismo y los rituales y no instruyen a sus lectores en la verdadera tarea de los brujos, la de hacer conjuros. La deplorable consecuencia de ello es que muchas personas no comprenden que para tantos brujos la practica sea tan importante como los rituales, sino mas.

El aspirante a brujo debe aprender las habilidades de la brujería y descubrir para cuales esta mas capacitado. El culto sin trabajo es como un coche sin conductor: no hará el viaje. Pero por suerte los mismos rituales proporcionan energía al participante y hacen que sea posible el uso eficaz de la energía. Cuando el aspirante a brujo ha descubierto su poder y lo ha usando bien, su iniciación pasa a ser posible. He de recalcar las palabras "usado bien". La tarea debe haber sido realizada de acuerdo con la ley de los brujos, la cual, si bien ofrece la libertad de "haz lo que quieras", también plantea el deber de actuar siempre con amor y sin perjudicar a nadie.