¿COMO CERRAR EL CÍRCULO MÁGICO?

El círculo mágico se utiliza durante rituales ejecutados en espacios cerrados para aumentar la energía, la capacidad de meditación y otros aspectos relacionados.

Primero que todo limpie toda el área con una escoba especial para el ritual. Para elaborar este círculo, necesitará cuatro piedras grandes y planas. Si no consigue ninguna, puede utilizar velas para demarcar los cuatro puntos cardinales del círculo. Puede utilizar velas blancas o moradas, o si lo prefiere, utilice los colores correspondientes a cada una de las direcciones: verde para el Norte, amarillo para el Oriente, rojo para el Sur y azul para el Occidente. (Cada tradición hace su propia relación entre los colores y los puntos cardinales, por lo tanto existen otras distintas; este es solamente uno de los tantos sistemas posibles). 

Coloque la primera piedra (o vela) en dirección hacia el Norte, para representar al espíritu de la piedra del Norte. Durante el ritual, el momento en que se invoca al espíritu de las piedras, en realidad, lo que se está invocando es todo aquello que reside en esa dirección, incluyendo por su puesto las energías elementales. (En Wicca no se invocan a los espíritus; el término "espíritu" se utiliza en estos casos porque es menos sexista que las palabras utilizadas más comúnmente, tales como "rey" o "señor". Las cinco energías elementales mencionadas anteriormente son las siguientes: La tierra (relacionada con el Norte), el aire (relacionado con el Oriente), el fuego (relacionado con el Sur), el agua (relacionado con el Occidente) y Akasha (espíritu omnipresente sobre la tierra). Las primeras cuatro son emanaciones de la quinta.

Después de haber colocado la primera piedra (o vela) en dirección hacia el Norte, coloque la del Oriente, la del Sur y la del Occidente. Las cuatro deben quedar formando como una especie de cuadrado, el cual debe abarcar prácticamente la totalidad del área de trabajo. Este cuadrado representa el plano físico sobre el cual existimos, es decir: la tierra. 

Ahora tome una cuerda larga que sea blanca o morada (elaborada preferiblemente en hilaza trenzada) y extiéndala en la parte exterior del círculo, utilizando las cuatro piedras o velas como guías. La cuerda puede ser ubicada de tal manera que las piedras permanezcan dentro del círculo. En este momento usted tiene un cuadrado y un círculo representando la realidad espiritual. Como tal, este es el círculo encuadrado "el sitio de interpenetración entre los campos físico y espiritual". 

El tamaño del círculo puede oscilar entre cinco y veinte pies (1.50/6 mts.), dependiendo de usted o del tamaño de la habitación.

El siguiente paso es levantar el altar. Se recomienda utilizar los siguientes implementos: 

- Un símbolo de La Diosa (puede ser una vela agujereada o una estatua).

- Un símbolo del Dios (puede ser una vela, un cuerno, un capullo o una estatua). 

- Un athame. 

- Una varita mágica. 

- Un incensario (así como incienso).

- Un pentáculo. 

- Un recipiente con agua (puede ser de manantial, agua lluvia o de grifo). 

- Un recipiente con sal (el cual también se puede colocar sobre el pentáculo). 

- Flores y vegetales. 

- Una vela roja en un candelabro (sino está utilizando velas para demarcar los puntos cardinales). 

- Otros instrumentos o materiales requeridos para el ritual, el hechizo o el trabajo de magia. Construya el altar de acuerdo a su propio estilo y gusto. Además, asegúrese de tener a la mano suficientes fósforos. 

Encienda las velas y el incienso. Levante el cuchillo (Athame) y lleve su hoja hacia el recipiente con agua.

Luego diga: 

"Yo consagro y limpio esta agua que habrá de ser purificada y destinada para que permanezca dentro del sagrado círculo de piedras. En el nombre de la diosa madre y del dios padre, yo consagro esta agua".

(De manera intencional, durante este ritual, yo evito especificar nombres tanto para La Diosa como para El Dios y lo hago a lo largo de toda esta web con el fin de que los estudiantes descubran por sí mismos con cual forma de divinidad se sienten más confortables. 

Al hacer esto, visualice su Athame eliminando toda la negatividad que pudiera existir dentro del agua. Enseguida, toque la sal con la punta del cuchillo mientras que va diciendo: 

"Bendigo esta sal que habrá de ser destinada para que permanezca dentro del círculo sagrado de piedras. En el nombre de la Diosa Madre y del Dios Padre, yo bendigo esta sal".

(La sal se bendice, más no se purifica puesto que se considera como algo puro). 

Ahora póngase de pie, mirando hacia el Norte, justamente sobre el borde de la cuerda que delimita el círculo. (Los practicantes en la actualidad convocan el poder personal a partir del interior de sus propios cuerpos, alistándolo así para que luego se proyecte durante la elaboración del círculo). 

Mantenga su Athame apuntando hacia fuera, a la altura de su cintura. Camine lentamente alrededor del círculo, en el sentido de las manecillas del reloj; sus pies deben estar precisamente junto a la parte interior de la cuerda, cargando el área de trabajo tanto con sus palabras como con su energía.

Utilizando el recurso de la visualización, elabore el círculo, viendo cómo fluye el poder desde la hoja de su cuchillo. A medida que va caminando extienda la energía hasta que consiga darle la forma completa de una esfera que rodee toda el área de trabajo recuerde que la mitad de ella debe quedar por encima de la superficie del suelo y la otra mitad por debajo. Mientras que hace esto, vaya diciendo:

"Aquí está el límite del círculo de piedras. Nada que sea diferente del amor entrará en él. Nada que sea diferente del amor emergerá de su interior. Que este círculo sea cargado, O ancestros, O ancestros, por intermedio de sus poderes".

(" O ancestros" es una referencia poética que hace alusión tanto a La Diosa como al Dios. La última frase emplaza a La Diosa y al Dios para que carguen, o le concedan el poder, a través de su energía, al círculo y al ritual que se va a llevar a cabo posteriormente). 

Cuando llegue al Norte, coloque el Athame sobre el altar. Levante la sal y riéguela alrededor del círculo, empezando y terminando en el punto Norte y moviéndose en dirección de las manecillas del reloj. Luego lleve el incensario humeante desde el altar hasta donde está la vela roja encendida que señala el punto Sur. Finalmente riegue agua por todo el círculo. En éste momento sienta cómo cada una de estas sustancias van purificando el círculo.

Ahora el círculo mágico se encuentra sellado (además, está limpio y purificado). Sostenga la varita mágica en lo alto mientras está de pie en el punto Norte, al borde del círculo y diga: 

"O espíritu de la piedra del Norte, uno de los antiguos de la tierra, yo te invoco para que atiendas a este círculo. Que éste sea cargado, O ancestros, por intermedio de sus poderes".

A medida que dice esto, visualice una neblina verdosa que va elevándose y retorciéndose en la parte Norte del cuadro, encima de la piedra. Esta es la energía elemental de la tierra. Cuando el espíritu (es decir, la energía elemental de la tierra asociada con el Norte. Esto no constituye la conjuración de un demonio, sino el emplazamiento de una energía natural) se presente, baje la varita mágica y llévela hacia el Oriente; elévela y diga otra vez: 

"O espíritu de la piedra del Oriente, uno de los antiguos del aire, yo te invoco para que atiendas a este círculo. Que éste sea cargado, O ancestros, por intermedio de sus poderes".

Visualice la neblina amarillenta en forma de energía de aire. Baje la varita, llévela hacia el Sur y repita lo siguiente mientras que la mantiene en lo alto, visualizando una especie de neblina de fuego de color rojizo:

"O espíritu de la piedra del Sur; uno de los antiguos del fuego, yo te invoco para que atiendas a este círculo. Que éste sea cargado, O ancestros, por intermedio de sus poderes". 

Finalmente, llévela hacia el Occidente y diga mientras que sostiene en lo alto la varita mágica: 

"O espíritu de la piedra del Occidente, uno de los antiguos del agua, yo te invoco para que atiendas a este círculo. Que éste sea cargado, O ancestros, por intermedio de sus poderes".

Visualice la neblina azulosa, la esencia del agua (el elemento correspondiente). El círculo respira y está vivo a su alrededor. Los espíritus elementales están presentes. Sienta sus energías. Visualice el círculo resplandeciente y aumentando cada vez más el poder. Póngase de pie y siéntalo una vez más. El círculo de mágico está completo. Ya se pueden invocar a La Diosa y al Dios y ejecutar magia.


Wicca Argentina, Wicca Bolivia, Wicca Brasil, Wicca Chile, Wicca Colombia, Wicca Costa Rica, Wicca Cuba, Wicca Ecuador, Wicca España, Wicca El Salvador, Wicca Guatemala, Wicca Haití, Wicca Honduras, Wicca México, Wicca Nicaragua, Wicca Panamá, Wicca Paraguay, Wicca Perú, Wicca República Dominicana, Wicca Uruguay, Wicca Venezuela