Cargar, encantar y dotar de poder

En la magia estas tres palabras son casi sinónimos. Aluden al envío de energía personal hacia un objeto que actuará como un catalizador para la magia. Con mayor frecuencia se trata de una hierba, una piedra u otro talismán mágico conocido por poseer energías compatibles con nuestro objetivo, por lo que puede contribuir a atraer ese objetivo hacia nosotros.

Tome el objeto al que desea dotar de poder y sosténgalo con fuerza en su mano de poder o proyectora. Este término indica la mano que es dominante en su caso. En otras palabras, si dice que es diestro, entonces su mano de poder es la derecha. A la otra debería llamársela mano no-dominante, o receptora. Invierta todo el tiempo que pueda sosteniendo el objeto, permitiendo que sus propias energías se fusionen con las que hay en él. Si no tiene nada más a Jo cual desee dotar de poder en este momento, salga y busque una piedrecita que Je atraiga para cargarla como un talismán de buena suerte.

También es posible dotar de poder a un objeto irradiando energía a través de sus manos, o puede emplear uno cualquiera de los puntos de los chakras para que le ayude de la misma manera. Por ejemplo, si siente que el chakra de su ombligo es especialmente fuerte, sostenga el objeto contra la zona de su ombligo mientras expulsa la energía facultadora.

Genere energía de la manera que prefiera, teniendo presente en todo momento y con absoluta claridad el resultado deseado y cuando considere que Ja energía que está generando ha llegado a su punto culminante, envíela hacia el objeto centrándose en todo momento en su voluntad. Si está dotando de poder a una piedra para la buena suerte, debería hacerlo centrando su energía en la piedra mientras mantiene en su mente la visualización de su objetivo.